Cómo evitar la condensación en las ventanas de nuestro hogar

La humedad puede convertirse en un gran problema durante algunas temporadas del año, como lo es el invierno. Así es, por lo general es en este tiempo cuando se acumula el agua en puertas y ventanas con mayor facilidad. Pero ¿sabes cómo evitar condensación en ventanas? O ¿al menos sabes qué es y cómo se produce? 

En esta ocasión, queremos hablarte de todos estos aspectos en detalle y, además, ofrecerte algunos consejos para que tus ventanas queden libres de condensación. 

¿Qué es la condensación? 

Comencemos por mencionar que la condensación es un proceso de transformación natural de un elemento. Este se presenta inicialmente en estado gaseoso y al verse afectado por la temperatura pasa a un estado líquido. 

Por otra parte, esta transformación ocurre a menudo en el interior de las casas haciendo necesario cambiar las ventanas para poder disminuir la humedad en el interior del lugar, garantizando siempre la funcionalidad de estas. 

¿Por qué se produce condensación en las ventanas? 

Saber por qué se produce condensación en las ventanas es muy simple. Básicamente, ocurre por la disminución de la temperatura en el exterior y la acumulación de humedad en el interior de nuestro hogar.  

Un ejemplo claro es lo que ocurre cuando tomamos una ducha y el espejo se empaña considerablemente. El vapor emanado por el agua caliente al entrar en contacto con la temperatura del aire (frío) se condensa y se convierte en líquido al instante. 

Ahora bien, la condensación de las ventanas es igual, pero a ello hay que sumarle algunos elementos importantes. El primero es el tipo de vidrio con el que están fabricadas. Si este es simple sin doble revestimiento la condensación puede darse tanto en interiores como en exteriores. 

El segundo elemento lo compone el perfil de la ventana. Es decir, la estructura en la que se instalan los vidrios. Aquí el mayor problema es si está fabricado con materiales aislantes, es impermeable y si cuenta con ventilación. 

En tercer lugar, encontramos el tipo de persiana que ha sido instalada en la ventana o la puerta. En ocasiones elegimos erróneamente una persiana buscando solo que se vea bien. La verdad es que, si no es la adecuada, aunque las ventanas sean de calidad, pueden ser la causa principal de la condensación. 

Por último, si nuestras ventanas están perfectas, tenemos instaladas las persianas adecuadas y aun así hay condensación, entonces el problema se encuentra en la ventilación de nuestro hogar. Lo importante es que todos estos problemas pueden ser solucionados.  

Tips para evitar condensación en ventanas 

Si quieres evitar condensación en ventanas, a continuación, te presentaremos unos tips sencillos y de gran utilidad. Verás cómo los efectos de la humedad en el interior de tu hogar desaparecen. 

  1. Cuida la ventilación de todo tu hogar

Como te hemos mencionado la condensación en ventanas ocurre por la falta de ventilación en la mayoría de los casos. Lo más recomendable es que te tomes entre 5 y 10 minutos al día para abrir las ventanas y dejar que el aire circule. 

El momento indicado es en horas de la mañana para que la humedad del exterior y la del interior se equilibren. Puedes probar abriendo solo las ventanas a los extremos de cada habitación y espera a ver los resultados.  

  1. Instala un deshumidificador

Un deshumidificador es un dispositivo que te ayudará a controlar la humedad de un área específica de tu hogar. Por ejemplo, si las ventanas de tu sala son las que más problemas de condensación tienen, al instalarlo allí toda la humedad será eliminada y controlada. 

Un aspecto importante, es que el ambiente en general será más saludable y seguro para aquellos miembros de la familia que padecen enfermedades respiratorias como el asma. Además de esto, se eliminará cualquier olor ocasionado por la humedad evitando cualquier corrosión de muebles y cualquier utensilio o elemento de tu hogar. 

  1. Asegúrate de tener instaladas ventanas aislantes

Un enorme problema pueden ser las ventanas que tengas en casa, más si estas son metálicas. Las ventanas adecuadas deben ser capaces de crear un contraste entre la temperatura externa e interna para disminuir los niveles de humedad. Las más recomendadas son de PVC y aluminio con sistema o puente de ventilación térmica. 

  1. Asegúrate de que tus ventanas tengan vidriosbajo-emisivos

Los vidrios bajo-emisivos o de doble acristalamiento están diseñados para conseguir aislamiento acústico, pero sobre todo térmico. En este sentido, durante la época con temperaturas más bajas aumentan el calor en el interior de la casa y en la época caliente ocurre lo contrario. 

  1. Ventiladores de techo

Los ventiladores son una gran herramienta a la hora de evitar condensación en ventanas, ya que con ellos se puede mantener ventilado todo el lugar. Hay mejor circulación del aire y dependiendo de su tipo pueden funcionar perfectamente como elemento decorativo. 

  1. Cuida la temperatura del interior de tu hogar

Este consejo te será de gran utilidad si tienes aire acondicionado y calefacción en todo tu hogar. Sea cual sea la época del año, debes cuidar que la temperatura de tu casa se encuentre en equilibrio con la del exterior.  

Es decir, si es invierno cuida que no esté tan caliente y en verano que no esté tan fría. Este balance será necesario para evitar la condensación en ventanas. 

  1. Abre las cortinas

Por difícil que parezca, mientras mayor tiempo pasan tus cortinas cerradas menos puede circular el aire en el interior de tu casa. Por ende, se acumulará mucha más humedad y en tus ventanas podrás ver gran cantidad de condensación de agua. 

  1. Instala algunos extractores en baños y cocina

Los extractores están hechos justamente para extraer toda la humedad que se acumula en el ambiente, olores y humo. Por consiguiente, si no hay vapor de agua no se puede generar la condensación en ventanas. 

Ahora bien, si tus ventanas requieren de un cambio total, están deterioradas y no lucen con la decoración de tu hogar, en JeoVent podemos ayudarte. Somos el aliado perfecto. Expertos en la fabricación de carpintería de aluminio y pvc para cerramientos, ventanas, mamparas, puertas y más.